Kravice Waterfalls

La cascada de Kravice, originalmente conocidas como cascada de Kravica, son uno de los paisajes naturales más bonitos de Bosnia y Herzegovina. Situadas a unos 40 kilómetros de Mostar hacen de ellas una visita imprescindible en un recorrido de un día desde Croacia.

Las cascadas están declaradas como zona protegida por el gobierno, pero se encuentran abiertas al público durante los meses de Mayo hasta Octubre para poder disfrutar de un baño, acampar, un agradable paseo o un picnic.

La cascada tiene unos 25 metros de altura y 120 metros de ancho, y está separada en 20 caídas diferentes. El agua está fría durante todo el año a pesar del calor de la zona en Verano.

El precio es de unos 6 BAM (3 EUR).