Blagaj

El Blagaj Tekke fue fundado por los derviches en el siglo XVI y en él se reunían los religiosos musulmanes de la orden Bektashi y mantenían discusiones sobre diferentes asuntos.

El monasterio de Blagaj sigue siendo uno de los lugares con más mística en toda Bosnia y Herzegovina y uno de los monumentos culturales e históricos más importantes del país.


En el pueblo de Blagaj se encuentra el mejor ejemplo de río cárstico subterráneo. 

El río Buna nace de una pared del acantilado de 200 metros de altura.

En Blagaj lo mejor es disfrutar del fantástico agua azul y el precioso cielo soleado que tiene durante unos 200 días al año.