Viena
En Agosto de 2007 decidí visitar Viena, la capital de Austria. Una ciudad en la que los palacios y los edificios culturales abundan en sus calles. La estancia mínima son 48 horas para poder ver lo más importante de la ciudad.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Para moverse por esta ciudad se puede utilizar el Metro aunque las zonas principales se concentran en el centro y se pueden visitar andando.                                                                                                                                                                                                                                                                                                  La mejor época para visitar Viena es en los meses de Verano aunque el calor puede llegar a ser algo elevado, las lluvias están presentes durante todo el año.                                                                                                                                                                                                                                                            Estos son los principales lugares que ver en Viena:

Ópera de Viena

La Ópera de Viena y su compañía son las más importantes del mundo.

No puede faltar en la visita a esta ciudad comprar una entrada para ver un espectáculo y disfrutar del interior de este maravilloso edificio.

Los precios oscilan entre 5€ y las entradas de más de 100€ por lo que es accesible para cualquier bolsillo.

Catedral de Viena


La Catedral de San Esteban es el edificio religioso más importante de la ciudad y sede de la archidiócesis de Viena.

Destaca su tejado formado por más de 200.000 azulejos y que fue restaurado después de la Segunda Guerra Mundial.

La entrada a la Catedral es gratuita.

Palacio Imperial de Hofburg


Es el palacio más grande de la ciudad y actual residencia del Presidente de la República de Austria. Anteriormente fue la residencia de la realeza austriaca, especialmente de los Habsburgo durante más de 600 años.

Es una de las visitas imprescindibles de la ciudad y el precio es de 13€.

Palacio Schönbrunn

El palacio fue la antigua residencia de Verano de los Habsburgo.

Es otra de las visitas importantes de la ciudad y hay que recorrer tanto su interior como los jardines exteriores que llevan a La Glorieta situada sobre una colina con unas vistas espectaculares del palacio.

Hay diferentes tipos de entradas desde los 14€ hasta los 18€.

Iglesia de San Carlos Borromeo

Iglesia de estilo barroco construida por orden del emperador Carlos IV que tras la epidemia de peste que sufrió la ciudad en 1713 prometió que construiría una Iglesia en honor a San Carlos Borromeo, patrono de la lucha contra la peste.

Tardó más de 20 años en construirse iniciándose en 1716 y terminando en 1737.

El precio de la visita es de 8€.

Ayuntamiento de Viena


El Ayuntamiento de Viena es el edificio laico neogótico más importante de la ciudad.

Es la sede oficial del alcalde y donde se reúne el Senado y el Parlamente Regional.

Hay visitas guidas gratuitas.

Prater


El Prater es un parque público en el que se encuentra el parque de atracciones más antiguo del mundo y la Noria de Viena.

Si se dispone de tiempo y el clima acompaña hay que disfrutrar durante unas horas de este parque en el que la entrada es gratuita.

Museo de Historia del Arte

Inaugurado en 1891 es uno de los primeros museos de bellas artes del mundo.

En su interior decorado en función del contenido de cada sala, se exponen las obras reunidas por los Habsburgo durante varios siglos.

Recibe más de 1 millón de visitas al año, siendo el museo más visitado de la ciudad.

El precio de la entrada es de 15€.

Parlamento de Austria


Construido en el siglo XIX, formó parte de la remodelación de la Ringstrasse, la calle más importante de la ciudad.

Construido con estilo clásico, la construcción tenia el objeto de recordar a la Antigua Grecia como cuna de la democracia.

Se puede visitar el interior por 5€.

Pabellón de la secesión

Es el símbolo visible del movimiento de la Secesión,una unión de artistas que salió del conservador Künstlerhaus. 

En el interior se pude visitar el Friso de Beethoven de Gustav Klimt. La obra de 34 metros de largo es una interpretación de la Sinfonía nº 9 de Beethoven.

El precio es de 8,50€.

Recorrido por Viena

Ruta por el centro de Viena: Museo de Historia del Arte de Viena, Parlamento de Viena, Ayuntamiento, Palacio imperial de Hofburg, Catedral de Viena, Ópera de Viena, Iglesia De San Carlos Borromeo, Secesión de Viena.