El Vaticano

Plaza de San Pedro


La Plaza de San Pedro es una de las más bonitas y grandes del mundo llegando a albergar a unas 300.000 personas.

La plaza fue construida por Bernini entre 1656 y 1667. 

En la plaza se puede ver las 284 columnas que la rodean y encima de estas 140 estatuas de santos.

En el centro se localiza el obelisco de 25 metros que fue llevado desde Egipto hasta Roma y las dos fuentes, una de Bernini y la otra de Maderno.

Al final se encuentra la Basílica de San Pedro.

Basílica de San Pedro


La Basílica de San Pedro es el edificio más importante de la iglesia católica. En su interior se encuentra la Santa Sede y es donde el Papa celebra sus liturgias más importantes.

La construcción comenzó en 1506 y finalizó en 1626 y participaron diversos artistas entre ellos Miguel Ángel.

El nombre es en honor al primer Papa de la historia, San Pedro. 

El interior es espectacular y hay obras de arte de gran importancia como la Piedad de Miguel Ángel o la Cátedra de San Pedro. La entrada a la Basílica es gratuita.

Museos Vaticanos


Los Museos Vaticanos comenzaron en el año 1503 cuando el Papa Julio II donó su colección privada. Desde entonces la colección ha ido aumentando hasta convertirse en una de las más grandes del mundo.

Recibe unos seis millones de visitantes anualmente ya que en su interior se encuentra la Capilla Sixtina.

Hay una gran cantidad de diferentes museos entre ellos el Museo Etnológico Misionero, el Museo Pío - Clementino, la Galería de los mapas cartográficos, la Galería de los tapices, el Museo Egipcio, el Museo Etrusco.

La entrada tiene un precio de unos 17€ y se recomienda llegar muy pronto para evitar las interminables colas que se forman. Entradas Museos Vaticanos

Capilla Sixtina

La Capilla Sixtina es la obra maestra de Miguel Ángel y el lugar más importante dentro de los Museos Vaticanos.

Sus impresionantes pinturas no dejan indiferente a nadie y es el lugar donde se elige y corona a los Papas.

La construcción del edificio finalizó en 1481 por orden del Papa Sixto IV, pero lo más importantes son sus frescos que decoran el techo y las paredes y que fueron pintados por artistas como Miguel Ángel, Botticelli o Perugino.

Todo el techo fue pintado por Miguel Ángel durante 4 años y entre todas las imágenes destaca la creación de Adán.

Sobre el altar mayor se encuentra El Juicio Final que representa el Apocalipsis de San Juan.

Subida a la cúpula de la Basílica de San Pedro


La cúpula de la Basílica de San Pedro del Vaticano fue iniciada por Miguel Ángel y terminada por Carlo Maderno en 1614. 

Entrar a la Basílica es impresionante pero no puede terminar la visita sin subir a la cúpula.

Durante la subida se ve la basílica desde lo alto y después de subir muchas escaleras con forma de caracol un tanto empinadas y estrechas, se obtienen las mejores vistas del Vaticano y la Plaza de San Pedro.

Las entradas solo se pueden comprar en la Basílica y hay una opción con ascensor y unas escaleras o todo por escaleras, el precio varía entre los 6€ y 8€.